Categoría: BDSM

Hay 163 productos.

Mostrando 1-163 de 163 artículo(s)

Filtros activos

BDSM

Termino creado para agrupar un conjunto de practicas y fantasías eróticas. Se trata de una sigla que combina las siglas de Bondage y DisciplinaDominación y SumisiónSadismo y Masoquismo. En esta sección podrás comprar lo que necesites para desarrollar la fantasía que hayas acordado... con tu amante. Ataduras, fustas......

 

Disponemos de todo tipo de ataduras como esposas, cuerdas, amarres para la cama, así podréis practicar Bondage. Daréis Disciplina con un amplio surtido de látigos y fustas para jugar. Pon un collar con cadena a tu amante y estarás creando la Sumisión perfecta. Pon unas pinzas en sus pezones y ya tendréis creado el Masoquismo.

 

Deja salir a tu imaginación y recrea esa fantasía sexual que llevas tiempo pensando, habla con tu pareja de encuentros sexuales y propón incorporan a vuestra relación amorosa una disciplina diferente donde uno de los dos coge las riendas en futuros encuentros sexuales para matar de placer a su pareja.

 

Comprobad que rol adquiere cada uno y desarrollar en el otro vuestras fantasías sexuales más perversas, haced un contrato redactado y empezar a disfrutar de placeres insospechados.

 

BDSM si lo experimentas no fuerces

 

No se debe confundir el BDSM con prácticas eróticas extremas y no consensuadas. Quienes participan en sesiones de BDSM lo hacen siempre desde el respeto y con la capacidad de discernir en todo momento lo que es real y lo que solo forma parte de la ficción del propio juego.

 

Estas prácticas implican por parte de los participantes no solo mucha responsabilidad sino una gran capacidad de imaginación. Es por ello que el BDSM no se podría entender sin la utilización de artilugios y juguetes sexuales capaces de construir esas fantasías sexuales tan excitantes. La línea BDSM incluye numerosos productos de entre los que destacamos algunos de los más populares:

 

  • Bondage: todo aquello que sirva para restringir el movimiento en la otra persona, cuerdas, esposas, cintas, amarres...
  • Disciplina: todo aquello que nos permita disciplinar al sumiso, palas, látigos, fustas...
  • Dominación: todo aquello que no haga sentirnos superiores al sumiso, mascaras de perro, collares y correas...
  • Sumisión: todo aquello que nos permita ver que vamos a realizar todo lo que nos mande nuestro amo, arneses, mordazas...
  • Sadismo: todo aquello que produzca dolor en nuestro sumiso, el liquido de las velas, estranguladores de pene...
  • Masoquismo: todo aquello que nos de placer por dolor, pinzas para pezones, pinzas para labios vaginales...
  • Fetish: todo aquello que nos sirva para recrear nuestro placer por la estética o nos cree placer mirarlo y tocarlo...

 

Con muchas inquietudes y fantasías podrás montarte en una habitación todos los escenarios posibles para recrear lo que te has imaginado siempre, un buen baúl de juguetes y una predisposición total podrás morir de placer.

 

Sé responsable con lo que haces

 

Es muy importante para una buena relación entre las dos partes que van a desempeñar este tipo de ritual sexual, el pleno consentimiento ante cualquier situación que se cree en el ámbito de pareja y hasta donde se va a llegar durante la practica, si no es así pasaréis de una buena conexión sentosexual a un mal estar entre vosotros, hay que tener muy claro todo.

 

Dominación moderna

 

La historia nos cuenta que la dominación de especies ya viene del pasado donde el homosapiens ejercía el papel de dominante ante la mujer por su fuerza, gracias a la evolución eso a pasado a la historia, ,el termino BDSM nace en el año 1991 y es por la unión de unas practicas sexuales, que practicaban cierto tipos de personas con inquietudes diferentes a los que a sociedad macaba.

 

Con los años y la liberación sexual de cualquier tabú que nos habían implantado, la vida sexual de la pareja o de cada individuo a cambiado mucho, el conocimiento de distintos juegos sexuales y la predisposición de tanto mujeres como hombres sin genero especifico a probarlos, ha hecho que este tipo de practica se haya normalizado desde el punto de vista fetichista, ya que hay muchas personas que no sienten placer con un dolor extremo, pero sí con unos azotes o arañazos cuando su lado salvaje sale.

 

Cine y literatura ha abierto este campo sexual a muchas personas que lo desconocían totalmente haciendo que su llama sexual vuelva a encenderse con sus parejas y a nuevas parejas a descubrir su lado más salvaje.